La sonrisa de Dios

7,69 14,42 

SKU N/A Categorías , ,

Descripción

ACLARACIÓN, por Íñigo Castellano y Barón

Desde hace un cierto tiempo tenía una persistente intención de reflejar en pocas líneas algunas reflexiones sobre un tema que a gran parte de la humanidad inquieta y afecta muy directamente, como es la idea de la transcendencia más allá de nuestra vida mortal.

Medité mucho acerca de si merecía o no la pena reflexionar con un carácter intimista y personal sobre temas de los que carezco de toda formación teológica y religiosa, salvo la heredada de mi familia y el catecismo de Ripalda, que como no podía ser de otra manera en los tiempos en los que me tocó vivir, allá por la década de los cincuenta del pasado siglo, el catecismo nos lo aprendíamos desde la formulación de las preguntas hasta las propias respuestas. Este es todo mi bagaje que aventura que mis reflexiones carecerán por poco de cualquier rigor científico, y más tratándose de nada menos que de la sonrisa del Sumo Hacedor del Universo.

Nací en una familia religiosa como tantas otras en aquella España nacional católica, donde la religión era columna vertebral de los comportamientos ciudadanos basados en la moral pública y en los principios éticos cristianos. Cumplíamos las normas de la Iglesia sin estridencias o exageraciones y la religión católica impregnaba todos los modos y costumbres de la época. En aquel entonces lo importante era que no había  entornos contrarios al espíritu reinante y por tanto la religiosidad se unía sin dificultad a las creencias más íntimas. Ciertamente en mi familia hubo un hecho en cierta manera excepcional en cuanto al entorno religioso, como fue el caso de mi abuela materna que tras quedar viuda muy joven, ingresó como carmelita descalza en el Convento de la Encarnación en Ávila, donde permaneció hasta su muerte veinticinco años después. Aunque este hecho no supuso una especial incidencia espiritual directa en  nuestra familia, o al menos para mí o mis hermanos. Otro aspecto relevante fue el proceso de beatificación y posterior canonización de un primo hermano de mi madre, directamente influenciado por mi abuelo Polín que le introdujo en la Trapa donde ingresó y murió a los pocos años subiendo a los altares como San Rafael Arnáiz y Barón. Igualmente, tampoco esto transcendió espiritualmente a mi generación, al menos así pienso yo, de manera que cambiara los sentimientos religiosos que cada uno por entonces pudiéramos tener, exceptuando quizás a mi madre y tíos que muy de cerca vivieron el proceso de su canonización y a cuyo primo trataron desde muy pequeños.

En definitiva mis inquietudes religiosas como fundamentalmente mis opiniones acerca de las creencias espirituales fueron forjándose en el tiempo, entre grandes lapsus espirituales y prolongados vacíos que una vida fácil, divertida y frívola pueden provocar. Siempre he creído en Dios, quizás con la fe del carbonero, es decir, la del niño que nada se cuestiona o a lo más pregunta, aceptando cualquier respuesta. La Figura de Dios ha estado siempre presente en mi vida, aunque mi religiosidad ha dejado mucho que desear y queda todavía bastante más por recorrer. Con los años, la moderación que la edad impone, además de otras particulares y personales situaciones vividas casualmente en Medjugorje (Bosnia) y en el «Camino de Emaús» me han llevado a mostrar mis actuales verdades y creencias a modo de testimonio al que creo me debo, aunque no sea más que como agradecimiento al beneficio espiritual obtenido al hacerme pensar que Dios nos sonríe, incluso cuando no hacemos las cosas que en un momento determinado se espera de nosotros. Estoy convencido de que Dios a través del Espíritu Santo interviene en nuestras vidas en uno u otro momento de ella y de alguna manera la determina, como a mí me sucedió.

En las siguientes líneas podré cometer muchos errores de apreciaciones, de rigor conceptual, de orientación e incluso un excesivo optimismo respecto a nuestra salvación eterna, pero imaginando la sonrisa de Dios sobre la que más adelante comentaré, estoy seguro de que se sabrá perdonar mi heterodoxia por abrir una ventana a la prometida esperanza de salvación que se nos dio desde el mismo momento de nuestra creación, y que para un cristiano es una de las virtudes teologales.

El autor

La sonrisa de Dios

Autor Íñigo Castellano y Barón
Portada Ver portada
Editorial CSED
Año 2020
Idioma Español
Encuadernación Rústica; 12,85 x 19,84 cm.; color
Nº de páginas 102
ISBN 9788492814879

Íñigo Castellano y Barón

Íñigo Castellano y Barón

Íñigo Castellano Barón (Madrid, 1949).

Conde de Fuenclara, Grande de España, nació en 1949 en Madrid. Escritor e historiador. Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense y Máster en Dirección y Administración de Empresas.

Es Miembro de la Academia de Derecho Internacional de México y miembro fundador del IE Business School. Amigo de la Fundación Hispano Británica y socio de la Asociación Cultural Héroes de Cavite. Presidente de la Asociación Española de Amigos del Gran Capitán. Socio de la Asociación Cultural Blas de Lezo.

Fue Presidente de la AEEDE (Asociación Española de Representantes de Altas Escuelas de Dirección de Empresas) y consejero de varias sociedades.

Con más de un centenar de artículos de opinión y relatos históricos colabora en diferentes medios de carácter cultural, como son: el Portal de Historia www.historyofspain.es y el Periódico digital La Crítica, www.lacritica.eu en el que dirige la sección “HISTORIA Y CULTURA”.

LIBROS PUBLICADOS

“Apuntes de familia”.

“La almohada, Madrid crónica de un siglo”, CSED, 2014

El sueño de un Imperio. La larga noche de Europa”, CSED, 2016

La colección. En busca de la gloria”, CSED, 2017

El poder del bosque”, (El Legado I), CSED, 2017

La luna de Occidente”, (El Legado II), CSED, 2019

El amanecer”, (El Legado III), CSED, 2020

La sonrisa de Dios”, CSED, 2020

La danza del bosque”, EEC-CSED, 2021

Egilona, entre dos mundos”, EEC-CSED, 2022

"La España incontestable I", ELC, 2024

(Artículos de Íñigo Castellano Barón en La Crítica)

 

Ver todos los libros del autor

Información adicional

Formato

,

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.